lunes, diciembre 18, 2006

Chèvrefeuille. 30 y 31 de mayo

31 de Mayo
9:25h

Picoteas cada piquito de piel que sobresale de mi ropa y me muerdes sin compasión al querer besar mi boca. Estás loco, pero eso qué importa ya...
Leave me alone is nothing serious...
You could know, so come in my cave!

Son las 21 horas, treinta y cuatro minutos.
31 de Mayo

Pido perdón a todo aquel ser inteligente a quien la vida le haya ido peor que a mí, aun no habiendo merecido yo tan buena suerte.
Anoche, a las diez y cuarto, quedé con Luis, un chico al que conocí en un chat hace casi un año.
Veintitrés años. Terminando la carrera de empresariales. Más bien tirando a niño pijo. No fuma y tiene como afición jugar al fútbol. Vamos, nada que ver con los junkies con los que me he enrollado últimamente.
Yo estaba bastante tranquila, pero al ver que no hablaba (algo que acostumbro a hacer: no hablar), él no dejaba de repetirme: “Que yo estoy en las mismas, que estoy nervioso ¿eh? Como nunca he quedado así con alguien, sin conocerla ni nada...” Y yo tampoco.
Me dijo que al principio le había parecido que era extranjera, así como rusa. ¡Ya estamos!
Fuimos con su coche a un lugar oscuro, detrás de no sé qué edificio (no sé, creo que me habló de que por allí había un polideportivo a donde iba él a jugar a fútbol. Quizá aquel edificio del que te hablo fuera el polideportivo, no sé.), Es que estábamos por Viana y yo por esos lugares no me centro.
Se lanzó y me empezó a besar. Así me gusta... Luego paró y me dijo: “¿Límites? Eh, que yo soy legal, ¿sabes? Así que tú dirás...” Mal. Le dije que se callara, que no hacía falta que fuera de “bueno”; así que nos fuimos al asiento de atrás y nos fuimos quitando la ropa. Es gracioso ver la cara de estúpidos que se les queda a los tíos cuando ven a una tía desnuda. Parece como si nunca hubieran visto una. ¿Y con las tetas? Parece que no se deciden a cómo tratarlas y al final acaban apretándolas o lamiendo como unos imbéciles los pezones, creyendo que con eso nos vuelven locas. Además, yo no sé qué les ven, ¡si yo tengo unas mini noventa b!
Menos mal que luego me recompensó comiéndome el coño y masturbándome de una forma magistral. Movía la lengua de una manera muy graciosa, muy rápida, haciendo vibrar mi clítoris... haciéndome jadear como una perra.
Su polla era gorda. No muy larga, pero sí muy gruesa. Me moría de ganas por sentirla dentro de mí, así que me senté sobre él y comencé a moverme salvajemente, contrayendo mi vagina para sentirla más. Mas adentro.
Él me acariciaba todo el cuerpo, volviéndose cada vez más loco, mirándome con esa cara de estúpido, tan típica en los tíos cuando están follando.
“Ya no eres tan tímida, y eso me gusta”.
Cállate.
“Dios, tienes que venir a mi piso”.
Calla...
Lástima que el muy imbécil sólo tuviera un condón.
Después del polvo pretendía hablar conmigo y tal, y, bueno, ¿qué quieres que te diga? A mí hablar no me gusta especialmente.
No dejaba de repetirme que era muy guapa, que me parecía a Nicole Kidman.
Julio también me dijo eso el año pasado.
Y que se lo había pasado muy bien conmigo y tal. Javier también me dijo eso la primera noche.
Al final, esta mañana no he quedado con Jorge, el tío ese de veintiséis años del que te hablé ayer. Otra vez será. Es que hoy he estado pa’quí, pa’llá, con los papeles de la matrícula de selectividad y tal...
Anoche, cuando volví a casa, me encontré con una perdida de Isabela. Se había acordado de mí cuando yo estaba follando con Luis.
Hoy Isabela me ha enviado un mensaje proponiéndome que saliese esta tarde con ella y sus amigas. Con ella, bien, pero ¿sus amigas? Calla, calla, que seguro que no les caigo bien o algo... que las tías somos muy perras.
Ella me ha vuelto a enviar otro mensaje:
“(...) Cuando quieras o puedas quedar avisa. Estos días estaré libre porque me dan igual las faltas. Pues eso. Sin prisas ¿vale? Besos guapa. TKM =)”

31 de Mayo, Jueves
17:10h

Que acierto hubiera tenido mi madre si hubiera interrumpido el embarazo cuando debió.
Qué bien hubiera hecho matándome antes.
¡Qué bien estaría todo ahora si yo no hubiera llegado a existir!

2 cafés:

Carlos dijo...

Joer, q explícito. Casi me parecía q estaba yo dentro de ese coche.

Renato dijo...

Luis, Jorge, Javier, Martin... cualquier tio, es asi: ".. hasta que demuestren lo contrario."

Y sobre el ultimo parrafo... que bueno que Nístrim no vive en Valladolid...