martes, enero 02, 2007

Fracaso y traición. 12 de junio

12-6-06
1:07

Podría quitar ahora mismo esta canción e intentar sentirme bien. Pero soy una masoquista patológica. Podría ponerme a gritar ahora mismo que aún no puedo evitar pensar en ti; pero tengo límites. Podría llamarte ahora mismo, echarme a llorar y confesarte que mi experimento ha fallado; es más, me ha agravado. Cada día te echo más de menos. Supongo que tú ya me habrás olvidado... Qué más da si es lo que quería ¿no?
Let me die cause I’ll never, never sleep alone...
Pero no sé qué es el amor, Javier, no sé qué es enamorarse.
Sólo sé lo que es humillarse.
Me humillo constantemente, me comporto como una imbécil pero intento que creáis que soy inteligente. Tal vez sólo pretenda creerlo yo. Y lloro de vez en cuando, en silencio. Lleno mis ojos de lágrimas, reprimiendo el llanto, haciéndome sufrir. Y me corto la piel para expulsar mi sentimiento de culpa a través de la sangre. No me gusta lo salado, no me gusta el sabor de mis lágrimas. Prefiero la sangre. Y quisiera que me vieran desnuda, rasgando mi piel con un objeto punzante encima de un escenario, cantando “Showbiz” o “The lines of my earth”. Quisiera entregarme por completo. Como a punto estuve de entregarme a ti. Pero no pude... Aquella lágrima salió clandestinamente de mi ojito derecho en señal de despedida.
Las cosas deben terminar, aunque ni siquiera hayan llegado a comenzar.
Recuerdo que me cogías los pómulos y te reías. Yo me enfadaba, porque siempre he odiado esta cara, estos “papitos”. Y tú me decías “que bien hecha estás”, y yo sonreía, crédula. Y sabía que aquello era de todo menos amor, y lo admitía. Porque, después de todo, ¿qué más da si es o no amor? Lo importante es ser feliz. Y tú me dabas seguridad. Tú me aguantabas los días de lluvia, y hacías que me entendías cuando te hablaba de Freud, los sueños y Platón. Eras el amigo que siempre quise tener, pero temía que creyeras que me había enamorado de ti, porque no era así. O tal vez temía que tú te enamoraras de mí, o que al final terminara enamorándome de ti. Ahora me duele lo que quise; me duele haber averiguado que en verdad yo era nada para ti. Me duele haber metido la pata, como siempre. Como con todos. Y quiero sangrar, pero no puedo; y quiero ser feliz. Conformarme y reír, pero no puedo.
Y quiero gritar que no estoy enamorada de Isabela y que nunca lo estuve. Quiero ir atrás en el tiempo y borrar esa paja mental para así evitar sentirme tan humillada. Evitar que una reprimida sexual, marginada, fea, estúpida e inmadura se ría de mí. Y quisiera volver atrás en el tiempo y actuar debidamente. Volver atrás en el tiempo y no besarte en el Escape. No conocerte.
Tanto auto psicoanálisis para nada. Estoy absorbida por ese maldito libro de Armando Carranza desde hace cinco años y nunca he logrado nada bueno en mi vida interior. No he logrado encontrarme a mí misma.
No tengo amigos y mi psicóloga soy yo. Soy antipática, o al menos eso transmito a los demás. Soy así porque soy tímida y terriblemente insegura. Desconfiada y amargada. Busco algo, y no sé el qué.
Me enrollo con cualquiera sin esperar el mínimo guiño de respeto, y si alguien es amable conmigo le rechazo, porque me tomo las palabras bonitas como mentiras. Sólo son palabras. Y las palabras, como dijo Nietzsche, sólo son monedas que han perdido su troquelado. Las palabras no dicen nada. Las palabras, como dicen Bushido, son varices que nos impiden caminar. Las palabras se las lleva el viento. Las palabras no dicen nada. Y tú me das miedo.
Cada cual interpreta su papel; hace propaganda de sí mismo, como tú me dijiste una vez. Entonces ¿cómo confiar en alguien, si todos son actores? Si todo gira alrededor de un guión no escrito... Si yo desobedezco ese guión y me empeño en trastornaros a todos con mi esquizofrenia intelectual. Si me empeño en trastornarme a mí.
No quiero que alguien se enamore de mí. Quiero que se enamore de mi mundo. Quiero que me entienda y no me pregunte ¿cuál es tu rollo? Mi rollo no es el punk, ni el gothic. Escucho a las Donnas y a Extremoduro; prefiero Sarri Sarri a Zapatillas y me muero con Evanescence, Lacuna Coil y Within Temptation, pero no tengo por qué demostrárselo a nadie. Mi ropa es una cosa; mi música, otra; y yo, otra. Leo a Valèrie Tasso, Almudena Grandes y Melissa P. No odio al marqués de Sade y me gustan Marx y Nietzsche. Visto de negro porque no me gustan los colores excesivamente llamativos y creo que las tendencias sexuales no existen. Creo que el deseo sexual y el amor están por encima de la homo y la bisexualidad.
Tampoco soy hippie, pero me gustan los Beatles y el Chill Out.
Soy una esquizofrénica y carezco de personalidad.
No pido que me entendáis. Bastante tenéis ya con intentar comprenderos a vosotros mismos. Pero, si alguna vez me vais a decir que queréis estar conmigo; si algún día os veis capaces de decir que me queréis... pensad antes si es cierto. Fijaros si realmente sabéis quién es esa persona a la que supuestamente amáis.
¿Es posible amar lo que se desconoce? Preguntó una vez San Agustín. Él respondió que no, pero afirmó que se puede confiar en aquello que no conocemos.
Y yo pregunto... ¿os infundo confianza?
¿Os veis capacitados para confiar en algo imposible de conocer?
¿O, tal vez, creéis haberme conocido al terminar de leer este libro?
Si es así, enhorabuena. Os envidio. Yo, aún sigo intentándolo...
Por cierto, Javier, ¿Cuál es el calificativo que me impusiste y que jamás quisiste desvelar? ¿Está ese calificativo dentro de este libro?
Espero que no fuera simplemente “calienta pollas”. Dime, Javier, ¿Es “tonta”? ¿”Loca”? ¿”Inmadura”?
Seguiré buscando...
Aunque sé que a ti te he perdido para siempre.

12 cafés:

Carlos dijo...

Weno, que pena que termino esto no?

Yo tampoco he terminado de conocer a Nistrim, pero claro si ni siquiera se es capaz de conocerse a uno mismo del todo como para conocer a otros.

Renato dijo...

Acabo la obra... que decirte que ya no te hayan dicho los demas? Que decirte que no te sature y no digas “vaya, otro que piensa que escribo bien..” y no se me ocurre nada.. deberia de callarme y tan solo aplaudir, porque si dijera algo se estropearia todo… sin embargo, prefiero dirigirme esta vez a Nístrim y no a Adriana… y qué te puedo decir Nístrim… indiferentemente si uno es hombre o mujer.. a todos nos pasa.. tarde, temprano.. da igual.. y si eres inmadura, que mas da? Todos lo somos de una u otra forma… me siento un poco tonto escribiendote a ti de esta forma, escribir algo que jamás tendra respuesta.. pero tambien todos caemos en la tonteria y en la ridiculez alguna vez…escuchar una cancion de Laura Paussini y comicamente llorar, buscar el masoquismo y la tortura escuchando una y otra vez “aquella” cancion,volvernos idiotas recordando cada cosa.. a todos nos pasa. Y si, supongo que amar es humillarse constante y conscientemente, aun no lo se… Amar a lo desconocido, se podra? Yo en algun momento pense que si, pero tampoco estoy seguro (como vez, una caja de inseguridades) lo que si estoy seguro es que si se puede confiar en “eso” desconocido, incluso dar tu vida por “eso”, el tema viene despues cuando uno se pregunta “valio la pena dar tanto por eso que no conozco?” y eso solo te lo puedes responder tu. Lastima que nunca mas vuelva a saber de ti, por ahi alguien me dijo que es para odiarte o que eres irritante… no lo creo asi.. creo que eres una persona que quiere gritar a todo pulmon que necesita sentirse querida por alguien, pero ese miedo que tienes lo impide e incluso apartas a aquellos aventurados que pretenden formar parte de tu vida…no… no confundas.. no pretendo ser un psicologo y mucho menos caer en “consejos de amor” porque soy la persona menos indicada... pero sabes? creo que existen muchas Nístrim por ahi, solo que en la vida real, llevan otro nombre… hasta siempre niña…

Clara Colombia dijo...

pero que pena.. y justo yo me subía al carro para arrancar con la historia.. pero bueno, espero que sigas colgando más cosas, así nos quedamos con un consuelo los que recién entramos a este mundo de Nístrim... lo demas, el muchacho de arriba ya lo dijo todo.. y me arrancó las palabras de la boca, gracias Renato. El resto es felicitarte una vez más, mejor fin que este no creo que haya. Saludos desde Cali!

Carlos dijo...

36 ESTRATEGIAS CHINAS, libro virtual:
http://www.personal.able.es/cm.perez/36_estrategias_chinas.pdf

Describe estratagemas como "moverse sin ser visto en el mar a plena luz del día", "matar con una espada prestada" o "crear algo a partir de la nada".

Para mas información, y mas temas relacionados con estrategia y psicología:
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Anónimo dijo...

Y terminó. Aún no consigo entender a Nístrim , pero eso es lo de menos. Ni ella misma se entiende... ¿cómo la van a entender los demás? Pues eso, a ver si nos deleitas con una nueva obra... ^^ Bss

pilar dijo...

Me encanta como escribes, creo que tienes un gran potencial. Es raro encontrar a alguien tan joven que le guste escribir y de ese modo. Entiendo que tu vida gire y te sientas como una espectadora que la ve girar, un poco lo mismo me pasa a mi.

Un saludo de una conquense.

Martin Gonzales Pereyra. dijo...

me encanta como escribes a mi también. Te imagino parecida a Nístrim, te imagino tímida, y mucho. Te imagino callada y aún mucho más. Físicamente te imagino una mujer sensualmente encantadora. Con piernas suaves y probocativas, con labios ni tan delgados ni tan gruesos, pero de esos que húmedos matan a cualquiera. Y en la cama, te imagino traviesa pero dulce a la vez. Eres el tipo de mujer que cualquier hombre quisiera conocer: posees esa sensibilidad que sólo tienen aquellos que estudian letras (en tu caso filosofía), eres una diosa con la escritura y atraes a cualquier ser viviente con eso (sea hombre o mujer, eso es sensual), me imagino que las descripciones físicas deNístrim no se alejan mucho a la realidad física que posees y aunque tal vez para ti el sexo es tan solo un juego, conoces muy bien las reglas de él... si estuvieras en Chile, me casaría contigo, tan sólo eso.. Besos desde lejos, aunque tal vez sólo físicamente.. chau Adriana

Víctor Ochoa Hurtado dijo...

Yo todavia no me la he leido pero trankila que lo prometido es deuda asi que no puedo opinar de Nistrim, pero de su "mama" literaria si. Asi que nada que en el mundo al reves eres odiosa, intratable, borrega de la sociedad, mu tonta. En fin... que muchacha la tonteria te puede jajajajaja asi que nada ya sabes lo que pienso de ti. No cambies nunca que eres la mejor

Agustin dijo...

palmas, palmas, palmas... muy buen relato, muy buena estructura, muy buena caricatura, felicitaciones!

Anónimo dijo...

-SaRiTa-
sabes??? te odio, te odio a muerte, te estoy cogiendo hasta asco! porqué tienes que escribir sentimientos tan similares a los míos, porqué tú?? no he encontrado a nadie que haya sentido todas estas cosas y ahora te encuentro a tí. y no sólo eso, sino que ni yo misma he coseguido describir de una manera tan sumamente perfecta estos caos existenciales que forman mi vida y tú los describes como si hubiera sido tu propia vida. Bueno,en el fondo es tu vida, no la mía. Pero cada vez me doy cuenta de que tenemos más cosas en común de lo que pensamos. Ya no sé si es envidia o asco lo que siento por tí. escribe, escribe siempre que puedas, plasma en un puto papel todo lo que te dicte esa magnífica alma que tienes, porque los sentimientos se los lleva el viento, al igual que las palabras y ya no vuelven, aunque se queden en el recuerdo no será lo mismo. sigue enamorándome con tus escrito, te lo ruegoooo!!! eres mi maestra ;) un besazo. te kiero cielo

Anónimo dijo...

estos dos relatos me han encantao, son como tomarme una taza de cafe solo a media tarde cuando el cuerpo me arde de ansiedad.Yo tambien siento ese vacio al acabar un libro y sabes que? me ha pasado lo mismo con tus relatos

Alba, amiga d marta, de la escuela

kasandra dijo...

Sí, Nistrim es posible amar a aquello que se desconoce... porque es posible presentirlo. Yo hoy hablo con Nistrim porque reconozco en ese fundido del alma de la soledad del café algo semejante a mí. Yo no sabía a quién amaba... amaba a varios pero no era amor. Ahora sé que sólo amo a uno. Y eso qué soluciona. Me enfrenta sólo a un camino posible. O es él o es la muerte. Así de terminal lo siento. Y no es tragedia. Eso es lo más jodido es la realidad. Cumpliré a final de años cuarenta y nadie me ha conocido. O eso creía... ni yo.